Organizaciones duales

Nuestras organizaciones han estado enfocadas, durante muchos años, en la optimización de sus procesos internos, es decir han estado más enfocadas en obtener eficiencias operativas que en adquirir una verdadera agilidad estratégica para poder capitalizar las oportunidades del mercado y evitar las amenazas que trae la dinámica del mundo actual de una forma rápida y segura. Existen en tiempos recientes muchos ejemplos de organizaciones que han sufrido grandes inconvenientes por la poca agilidad al momento de enfrentar los retos y/o amenazas que trae un mundo que se mueve cada vez más rápido. Las consecuencias de la falta de agilidad y visión para enfrentar dichas dificultades han llevado a algunas empresas a la quiebra o a quedar al borde de esta.

Hasta hace relativamente poco tiempo, las empresas y sus estructuras estaban más enfocadas en mantener el control de estas, a plantear estrategias a muy largo plazo, a realizar pocos cambios y a responder de forma reactiva a los cambios del mundo actual.

¿Cómo deben hoy en día las empresas afrontar esta nueva realidad? Las estructuras jerárquicas definitivamente son necesarias porque nos ayudan a controlar adecuadamente las organizaciones al igual que a ejecutar los procesos internos de una forma adecuada, sin embargo, lo que no funciona bien en dicho tipo de estructura es la identificación de peligros y oportunidades con la suficiente anticipación, de tal forma que nos permita reaccionar de la mejor manera posible. Es por esto, que el reto es encontrar una forma de trabajar dentro de las organizaciones que nos permitan controlar y operar adecuadamente, pero a su vez nos permitan adelantarnos al futuro de forma segura.

John P. Kotter, profesor de Harvard, propuso hace algún tiempo la solución para dicho reto. Según Kotter, las estructuras y procesos actuales de las empresas necesitan un elemento adicional para enfrentar los desafíos producidos por la creciente complejidad y el rápido cambio. La solución es un segundo sistema operativo dentro de las empresas, dedicado al diseño e implementación de las estrategias y cuya principal característica es que esté construido sobre una estructura ágil, similar a una red con un conjunto de procesos muy distinto al regular. Dicho sistema operativo evalúa continuamente el negocio, la industria y la organización, y reacciona con mayor agilidad, velocidad y creatividad que el existente. Este es un complemento al sistema actual más que una sobrecarga a la jerarquía actual, se construye e implementa con el recurso humano existente que tenga las mejores habilidades para desarrollar la función específica que se le encargó. Esta estructura va mas allá de los cargos y posiciones jerárquicas tradicionales, y permite empoderar al recurso humano de una forma tal que este proporcione sus mejores habilidades y capacidades a la ejecución y aceleración del cambio estratégico de las empresas. La estructura jerárquica tradicional y la estructura de red por consiguiente van a trabajar de la mano para asegurar el futuro de las compañías.

En Etairos, a partir de este año, hemos iniciado el proceso de implementar este estilo de estructura dual (jerárquica + Red) para poder aprovechar de una mejor manera las oportunidades que hay en el mercado, minimizar los riesgos, permitirnos ser más ágiles en nuestros cambios estratégicos y empoderar a nuestro equipo humano. Para esta primera fase hemos definido seis nodos (círculos de evolución) dentro de nuestra red totalmente alineados con nuestra planeación estratégica de manera tal que podamos en corto tiempo obtener resultados concretos en cada una de las iniciativas. Dichos círculos están conformados un 60% por colaboradores con los conocimiento o habilidades específicas necesarias y un 40% por equipo directivo, para asegurar la alineación con los objetivos estratégicos. Esta alineación también está siendo implementada por un nodo que denominamos de sincronización que nos permite organizar recursos, alinear expectativas, y controlar la ejecución de las funciones de cada uno. El reto para Etairos en este año es evolucionar y reaccionar mucho más ágilmente a las oportunidades y amenazas, siempre de la mano de un equipo humano valioso y comprometido.